El día que mi genio me eliminó.

genio

… Allí estaba yo, frente a mi último deseo, aquella lámpara había dado de sí, vaya que si había dado de sí, pero aún faltaba algo, no había conseguido quedarme satisfecho, no podía conformarme, aún tenía esa maldita ansiedad revolviendo mi sistema nervioso, la ansiedad de no saber que y por qué necesitaba algo mas, quien sabe qué.

De repente allí apareció él, de nuevo el genio de la lámpara, frente a mi cuerpo corroído por el desasosiego, o mi mente intervenida por mi personal eternidad. Le dije que esta vez no sabía lo que era, que temía volver a quedarme igual, satisfecho por unos momentos o algún día en el que el  azar de mis sensaciones me lo recordase, dejando todo igual pero sin, “eso”.

Algo me inspiró, decidí dejar en sus manos todo el trabajo y le pedí que cumpliera mi deseo definitivo, el mas personal, el único anhelo que parase todo esto, pero sacándolo de mi interior, de lo mas hondo, donde yo no había podido llegar en todo este tiempo.

No se lo pensó dos veces, sacó su recortada y apretó el gatillo.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s